Comunidad de Aprendizaje | Learn2talk Comunidad

Blogs de la comunidad de aprendizaje Learn2talk Educación. Crea una cuenta y participa con nosotros. Abierto, gratis y libre.

Profesores y profesoras denuncian escandalosas malas prácticas laborales en liceos de Fundación Instituto de Educación Rural

Las autoridades educativas se muestran permisivas ante escandalosas prácticas hacia el profesorado de la institución pese a que enfrenta varias denuncias por causas laborales.

 

Ante la falta de soluciones y la indiferencia de los medios de comunicación los profesores hacen lo que está en sus manos para difundir la situación en redes sociales y prevenir a nuevos trabajadores.

 

La opinión de profesores y profesoras ex-trabajadores en establecimientos educacionales de la Fundación del Instituto de Educación Rural (IER) es unánime: los establecimientos dependientes de esta fundación son un pésimo lugar para trabajar porque no pagan sueldos o cotizaciones, a veces ambos, al profesorado. D.A.M. declara que “esto pasa en el IER desde hace años. Por lo menos desde 2013 y 2014 existen colegas a los que ni siquiera les han pagado sus imposiciones. Para qué decir los créditos en cajas de compensación. Todos los descuentos en plantilla pero en la realidad jamás pagaron nada”. Declaraciones de varios profesores apuntan en la misma dirección. T.P. dice que “solo pagan con juicios. La gente que ha renunciado y no ha tomado acciones legales, aun espera sus sueldos”.

 

Según su página web, La Fundación Instituto de Educación Rural cuenta con 12 liceos distribuidos en sectores rurales de 8 regiones del país. Según se declara en la historia institucional esta Fundación está vinculada en sus orígenes al movimiento Acción Católica Rural. Un objetivo encomiable de llevar educación a sectores rurales se ve afectado por malas prácticas hacia los educadores. Puede indagar más detalles en http://www.ier.cl/web/index.php/fundacion-ier/historia-del-institutodeeducacionrural-ier

 

Autoridades permisivas

 

El problema es aún más escandaloso debido a que se trata de una práctica reiterada sin solución por parte de las autoridades. Los profesores se sienten estafados y desprotegidos frente a la permisividad. R.N.B afirma que “IER está estafando a profesores desde hace años. ¿Y el MINEDUC? Se hace el ciego, sordo y mudo”. Esta declaración es confirmada por T.P. "El Mineduc tiene cero visibilidad. El 2013 dieron un ultimátum. Si no pagaban se cerraba el IER y corrieron para pagar. Duró dos meses los pagos y comenzaron a atrasarse. Si no es con sueldos es con cotizaciones.. Si ingresas al sitio web Poder Judicial (http://www.pjud.cl )y haces clic en CONSULTA DE CAUSA UNIFICADA de ahí a CONSULTA DE CAUSA LABORAL y de ahí en la etiqueta RAZON SOCIAL y escribes INSTITUTO DE EDUCACION RURAL verás cuántas demandas tiene y cuántas han ingresado el último mes. No se dejen engañar.”

Esta situación lamentable se arrastra hace bastante tiempo como se muestra en el reportaje del Centro de Investigación Periodística (CIPER). Ya en 2014 se reportó que el IER enfrenta una “crisis casi terminal”, en palabras de su presidente, debido a los malos manejos financieros. Vea el El incierto futuro de uno de los principales conglomerados de educación rural

 

El modus operandi

 

Para llenar las vacantes ponen avisos en medios locales buscando profesores. Según las declaraciones de extrabajadores esta fundación logra mantenerse funcionando mediante la contratación de profesores recién egresados y aprovechando el desconocimiento que existe sobre esta mala práctica. M.F. G. declara que “esta situación es tremendamente conocida, ponen aviso en los diarios buscando profesores, los profesores que han trabajado en el lugar recomiendan no ir, por todos los motivos aquí expuestos, pero lamentablemente siguen yendo, y así la situación continúa”. A.B.C. relata que “en IER de Puerto Saavedra el año pasado se autodespidieron mas de 20 trabajadores por los mismos problemas y no se demoraron ni un mes en ocupar todas las vacantes. Los reemplazantes no se les renovó contrato ese año y tampoco les cumplieron con los sueldos”. T.P. agrega que “solo pagan con juicios. La gente que ha renunciado y no ha tomado acciones legales aun espera sus sueldos”. La situación se repite en otros establecimientos administrados por la misma organización. T.P comenta que “donde yo trabajaba fueron ingenuos. Los directivos solo contrataron a recién egresados de la universidad. Pagaron solo el 30% del sueldo de julio, la gente se empezó a ir”.

 

No hay soluciones en el horizonte

 

El profesorado se muestra pesimista en cuanto a la posibilidad de soluciones definitivas. El MINEDUC y la Inspección del trabajo no han logrado modificar esta situación ni evitar estas prácticas abusivas hacia el profesorado. La única solución que ha dado resultados es tomar acciones judiciales contra la institución. Según M.P. J. para seguir funcionando con tantas demandas laborales “se acogieron a una ley para proteger a sinvergüenzas. Les protegieron unos meses la subvención pero ya expiró el plazo para que se arreglaran con sus trabajadores. La deuda es impagable, 9 mil millones de pesos aproximadamente. No sé si habrá aumentado”. T.P., quien trabajaba en un establecimiento ubicado en un sector rural de Osorno, apunta que “la Inspección [del Trabajo] cero aporte. Nos dijo que si faltan a trabajar por no tener plata, el empleador puede despedirlos sin pagarles nada. Tienen que venir aunque sea caminando”.

 

Los profesores y profesoras que han sufrido estas malas prácticas por parte de esta institución hacen un llamado a no trabajar allí. Por ahora parece ser la única solución ante la indiferencia de medios de comunicación y autoridades. M. J. opina que “sinceramente creo que nadie se merece trabajar en una condición de tanta incertidumbre. Así que colegas no postulen al IER”.

 

Ya has valorado este artículo:
Tesis doctorales abiertas / open thesis: apuntes p...
Acceso Abierto, libro de Peter Suber en formato PD...

Artículos relacionados

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.